Aprender música en la escuela del barrio a través de la pantalla

Es habitual ver a la directora de la Escuela de Música Virginia Blanch con los instrumentos a cuestas calle arriba y calle abajo, y es que, esta pequeña escuela de música del barrio de Horta ha sido pionera en trasladar sus clases a pie de calle en numerosas fiestas populares del entorno. En esta ocasión, ante la crisis del Coronavirus, el traslado ha tenido que ser virtual, llevando las clases de música a las pantallas de sus alumnos.

Desde el día en el que la Generalitat de Catalunya decretó el cierre de las escuelas en el mes de marzo, Virginia Blanch, directora de esta escuela de música, concentró todos sus esfuerzos en mantener la programación habitual, aunque, en esta ocasión, no iba a poder ser de forma presencial.

Aunque la educación online tiene ya un gran recorrido, cualquier persona que haya estudiado algún instrumento de música sabe que este tipo de formación tiene más dificultades en una modalidad online, incluso, algunos puristas de la educación musical han sido algo reticentes hasta que la ventana virtual ha sido la única opción.

Tras la declaración del estado de alarma en el país, Virginia reunió al claustro de profesores y les transmitió la necesidad de mantener la formación de sus alumnos en todas sus modalidades: piano, flauta, guitarra, saxofón, canto, lenguaje musical… y hacerlo de manera personalizada, pues cada alumno tiene circunstancias personalesinstrumentos y medios tecnológicos diferentes.

El claustro, que ya está acostumbrado a la proactividad de su directora, no dudó en reinventar sus clases y, en apenas 24 horas, convertir esta escuela de barrio en una escuela de música 2.0.

Tras la primera semana de funcionamiento, la acogida de los alumnos ha sido muy positiva. Muestra de ello es el perfil de Instagram de la escuela donde han compartido multitud de testimonios de alumnos haciendo sus clases con todo tipo de instrumentos. Y, además, han invitado a sus seguidores a compartir sus experiencias con la música durante el confinamiento con el hashtag #quedateencasaconmusica .

Lo que ha empezado como una propuesta académica para hacer frente a la crisis del Coronavirus, se está convirtiendo en una oportunidad para la escuela y sus alumnos. Muchos de ellos han pedido aumentar horas de clase y algunos seguidores virtuales han pedido matricularse en la escuela de forma online.

Un nuevo reto inesperado para Virginia Blanch que, como es habitual, emprende con optimismo poniendo siempre la música al servicio de las personas.

La Escuela de Música Virginia Blanch es una pequeña escuela del barrio de Horta (Barcelona) que, desde hace más de 20 años, ofrece clases de música para todas las edades y con un método pedagógico que siempre ha priorizado la motivación del alumno como eje vertebrador de la enseñanza y el acceso universal a la música.